Un sueño egipcio, cuando todavía nos dedicábamos exclusivamente a la danza oriental.